Ser Comunicación

La Verdad, edición Alicante, se silencia

Esta semana hemos sido testigos de una pésima noticia para el periodismo, y sobre todo para la información local. El 23 de enero de 2017 se han parado las rotativas del diario La Verdad en su edición de Alicante, Elche y Orihuela-Vega Baja. En definitiva, se ha truncado el futuro de este periódico tras sobrepasar el medio siglo de recorrido (1963-2017) y se ha puesto la zancadilla, profesionalmente hablando, a cerca de una veintena de profesionales.

Los motivos del cierre poco importan, por lo menos para mí, cuando lo que se merma es el derecho de los ciudadanos a la información porque cuando se cierran cabeceras, a su vez se cercena la pluralidad.

La Asociación de la Prensa de Alicante ha recordado que «Sin periodistas no hay democracia. Las empresas del gremio, regidas por expertos profesionales de la reducción de costes, parecen haberlo olvidado y recurren a liquidar las ediciones de cuestionables beneficios, posiblemente para preservar sus “bonus” (incentivos), más allá de apostar por el necesario oficio de informar».

El periodismo no es un negocio por mucho que se empeñen los empresarios en hacer caja con la información.

También es triste echar la vista atrás y comprobar como antes la «empresa» velaba por sus periodistas y los defendían a capa y espada. Ahora esta actuación parece de ficción a pesar de que el Código deontológico protege al periodista.

9.- El periodista tiene derecho a ser amparado tanto en el marco de su propia empresa como por las organizaciones asociativas o institucionales, frente a quienes, mediante presiones de cualquier tipo, pretendan desviarle del marco de actuación fijado en el presente Código Deontológico.

¡Qué lástima comprobar que el enemigo está dentro de tu propia casa!

Dejar un comentario