Gestión técnica y de la comunicación en situaciones especiales

En el año 2005 sale a la luz el libro Gestión técnica y de la comunicación en situaciones especiales del autor Francisco Marín Calahorro.

En el mundo del ceremonial y del protocolo Francisco Marín Calahorro es un referente en dicha materia y, por lo tanto, la importancia de esta publicación para los profesionales del citado ámbito.

El conflicto, la crisis, la emergencia, lo inesperado…, son todos situaciones especiales que obliga a adoptar medidas extraordinarias para su solución y la fundamental es el saber tomar decisiones, es decir, acción que corresponde adoptar a los responsables de la gestión, apoyados por una importante labor de asesoramiento de equipos de trabajo o células de gestión. Para mostrarnos el camino, la obra de Marín Calahorro se estructura en los siguientes capítulos:

  1. Situaciones especiales. Circunstancias objetivas y subjetivas de su tratamiento.
  2. Metodología general para la gestión de crisis.
  3. Estrategias de comunicación previas a las situaciones de crisis.
  4. Gestión de crisis evitables.
  5. Gestión de conflictos.
  6. Gestión de emergencias y catástrofes.
  7. Negociación y conflictos.

A c0ntinuación destaco algunos párrafos de Gestión técnica y de la comunicación en situaciones especiales que en el momento de su lectura me llamaron la atención:

Se consideran situaciones especiales los procesos, que afectan a una entidad o a un grupo social, que no pueden gestionarse recurriendo a medios y fórmulas habituales. Suelen tener interés mediático por lo que, entre otras medidas, deben ser gestionadas en la doble vertiente de solución técnica de los hechos que la motivan y de la atención y gestión de la información que generan.

La gestión de la comunicación debe hacerse con profesionalidad y, para ello, debe contemplar anticipadamente la existencia de: un modelo de gestión, para aplicarlo en las diferentes fases de cada situación; un plan general de comunicación y planes específicos para cada caso; unas infraestructuras de apoyo y un equipo de gestión.

Una crisis puede tener origen interno o bien estar motivado por un hecho externo que atrae repentinamente el interés de los medios de comunicación. En ambos casos, lo que define a la crisis es su dimensión pública y mediática, sin ella pasaría inadvertida al entorno y no afectaría a la imagen corporativa.

Los objetivos de la comunicación corporativa son promocionar el conocimiento y obtener el reconocimiento público de la organización.

La gestión de crisis evitables se basa en no cometer el error de hacer caso omiso o no dar importancia a indicios de inestabilidad, o de cambio de actitudes en el entorno de la entidad, o no adoptar e implementar medidas para controlar determinados incidentes, originados por causas sociales, de mercado, de errores en el desempeño interno o en gestión estratégica, problemas laborales y otro tipo de circunstancias, que, con aplicación de acciones preventivas, no llegan a provocar situaciones críticas.

Para persuadir hay que poseer capacidad para comunicar, descubrir las motivaciones del otro y ostentar liderazgo personal para alcanzar el fin deseado.

 

 

Dejar un comentario