Ser Comunicación

La caballerosidad, ¿incumple el protocolo?

En el mismo instante que vi en Antena 3 Noticias cómo el secretario general de la OTAN estrechaba, en primer lugar, la mano de la presidenta de la Comisión Europea en lugar de la del presidente del Consejo Europeo, recordé el incidente con el presidente de Turquía.

¡Qué caprichosa es la vida! Pensé. Y ¡qué buen ejemplo de cómo la caballerosidad no incumple protocolo alguno!

La firma sobre la tercera declaración conjunta entre la Alianza Atlántica (OTAN) y la Unión Europea (UE) se celebró en la sede de la OTAN en Bruselas. La organización del acto fue perfecta, al igual que su ejecución, y así lo pudimos comprobar a través de los medios de comunicación.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg ejerció de anfitrión y, en consecuencia, ocupó la presidencia del evento. Por su parte, y siguiendo la precedencia correspondiente, el segundo lugar lo ocupó el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la última posición, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Esta ordenación se respetó durante toda la ceremonia. Así fue en la llegada al edificio que acogió el acto. El secretario general de la OTAN ocupa el centro. El presidente del Consejo Europeo se sitúa a la derecha de este. Y la presidenta de la Comisión Europea pasa a ocupar la izquierda.

NATO Secretary General Jens Stoltenberg, the President of the European Council, Charles Michel, and the President of the European Commission, Ursula von der Leyen

Misma ordenación observamos en el momento de la firma de la tercera declaración conjunta de las instituciones internacionales implicadas.

NATO Secretary General Jens Stoltenberg, the President of the European Council, Charles Michel, and the President of the European Commission, Ursula von der Leyen sign the Joint Declaration on NATO-EU Cooperation

Y en la rueda de prensa ofrecida por las tres autoridades tras la firma del documento. Una ordenación que también se respetó en el turno de las intervenciones.

Joint press conference with NATO Secretary General Jens Stoltenberg, the President of the European Council, Charles Michel, and the President of the European Commission, Ursula von der Leyen following the signing of the Joint Declaration on NATO-EU Cooperation

Sin embargo, hubo un momento en el que esta ordenación cambió. Justo después de rubricar los tres ejemplares, y segundos antes de la fotografía oficial de los tres dirigentes uniendo sus manos tras la firma, pasa lo siguiente. El anfitrión se gira hacia su izquierda y le ofrece, en primer lugar, la mano a Ursula von der Leyen.

Siguiendo el protocolo marcado en el evento, Charles Michel debería haber recibido ese primer apretón de manos, pero no fue así. ¿La razón? La caballerosidad de Jens Stoltenberg.

 

Para mí, se trata de un buen ejemplo de cómo en actos oficiales e institucionales, en los que es necesario aplicar las normas de protocolo, también caben las reglas de los buenos modales de manera natural e inteligente.

©PortugalBueno2023