La bandera del anfitrión en último lugar

Como toda ceremonia de apertura de un gran evento que se precie, la del Festival de la Canción de Eurovisión 2018 cumplió los requisitos establecidos para el desfile de las banderas de los países participantes.

La ceremonia de las banderas vivida en el Altice Arena fue abierta por la bandera de Ucrania y seguida por España, Eslovenia, Lituania…, es decir, el criterio de ordenación correspondía al orden de actuación de los finalistas, y este orden se respetó hasta llegar al puesto número octavo, posición en la que actúo Portugal, pero en la ceremonia de las banderas dicho lugar fue ocupado por la bandera de Reino Unido, cuya actuación fue la novena. Y la bandera portuguesa desfiló la última en la ceremonia de apertura.

Es decir, la bandera del país anfitrión es portada en el último lugar, tras el resto de las banderas de los países participantes.

Esto mismo está establecido en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos, tal y como se puede leer en la Guía de protocolo del Comité Olímpico Internacional (COI) en donde se establecen los siguientes criterios en la ceremonia de apertura y en relación a las banderas:

  • Cada delegación, en uniforme oficial, desfilará precedida por un cartel con su nombre y por su bandera, llevada por un miembro de la delegación.
  • Las delegaciones desfilarán en el orden alfabético de la lengua del país anfitrión, con excepción de la de Grecia, que abrirá el desfile, y la del país anfitrión, que lo cerrará.

Este criterio de ordenación de las banderas de países competidores en grandes eventos o megaeventos no se aplica en el ámbito oficial, por ejemplo, en donde la bandera del país anfitrión ocupa el primer lugar y la bandera del visitante, el segundo.

La fotografía que ilustra esta entrada procede de la página digital formulatv.com.

©Portugal Bueno, 2018

 

Dejar un comentario