Los elementos de la imagen personal

Con motivo del día de Batman he querido buscar frases que han resaltado en sus películas los expertos en el tema, y he encontrado esta: «No importa como me llame, se nos reconoce por nuestros actos». Esta cita me ha llevado a pensar sobre la imagen personal y a preguntarme, ¿cuáles son los elementos para que mi imagen personal se corresponda a lo que lo quiero ser o transmitir a los demás?

Considero que estos elementos son cuatro: actitud, expresión, imagen externa y aptitud. La imagen de una persona no será la correcta si uno de estos niveles falla.

Actitud.

La actitud es el nivel más profundo de la imagen personal, la base en la que se sustenta la imagen personal. La actitud es la forma de actuar de una persona.

Las actitudes se convierten en cualidades de nuestra personalidad y carácter. Se trata de la disposición que mostramos para afrontar las circunstancias de la vida.

Una de las actitudes básicas de la persona es la observación y gracias a ella podemos ver y valorar el entorno físico y social en el que se desarrolla una actividad determinada. De la observación se sacan las conclusiones adecuadas para que el comportamiento del individuo sea comprendido y aceptado por el entorno.

Otra actitud es la discrección, cualidad relacionada con la confidencialidad, confianza y fidelidad.

Estas actitudes, junto al aprendizaje y generosidad, deben estar unidas por la cordialidad, es decir, la capacidad del ser humano para las relaciones sociales, en otras palabras, el respeto a los demás.

Expresión.

Las distintas formas de expresión son la verbal, la no verbal, la escrita y la visual.

En la expresión verbal lo más importante es el tono y la modulación, aunque no hay que dejar de lado la velocidad y la capacidad de dramatización.

En la expresión no verbal se destacan los gestos, el movimiento, la sonrisa y la mirada. Y con la expresión visual recibimos información a través de los colores, volúmenes, espacios, formas o líneas.

La suma de estas formas de expresión da como resultado la elegancia. Y si unimos las actitudes, indicadas líneas arriba, con estas formas de expresión, el resultado es una de las aptitudes de la imagen personal, el saber estar.

Imagen externa.

La imagen externa es todo aquello que se puede poner sobre el cuerpo de una persona y retirarlo con relativa facilidad: maquillaje, peinado o vestuario.

La suma de los elementos de la imagen externa da como resultado el estilo de una persona, que es la manera de entender la vida de un individuo y también tiene que ver con su personalidad y emociones.

En este caso, si unimos las actitudes de la imagen personal con los elementos de la imagen externa, obtenemos otra de las aptitudes de la imagen personal, la buena presencia.

En definitiva, la razón de ser, el sentido de la imagen personal es potenciar la imagen del individuo que a su vez potenciará sus cualidades personales.

©Portugal Bueno, 2017

Dejar un comentario