Ser Comunicación

El pasado y el presente del escudo franquista

En la ciudad donde resido se ha llevado a cabo, en estos últimos días del año, el cubrimiento con ladrillos de un escudo de la época franquista ubicado en la cima de un edificio público, actualmente abandonado, los antiguos juzgados de Orihuela. La decisión se fundamenta en la Ley 52/2007 por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura.

Artículo 15.1.- Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudo, insignias, placas y otros objetivos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Entre estas medidas podrá incluirse la retirada de subvenciones o ayudas públicas.Artículo 15.2.- Lo previsto en el apartado anterior no será de aplicación cuando las menciones sean de estricto recuerdo privado, sin exaltación de los enfrentados, o cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley.

Antes de la aprobación de la citada ley, con el Real Decreto 2964/1981, de 18 de diciembre, se establecieron las normas generales para llevar a cabo la sustitución del escudo franquista por el modelo oficial del escudo de España y se acordó, en el artículo 5º de la Ley 33/1981 que se mantendrían «los escudos existentes en aquellos edificios declarados monumentos histórico-artísticos. Igualmente se mantendrán en aquellos monumentos, edificios o construcciones de cuya ornamentación formen parte sustancial o cuya estructura pudiera quedar dañada al separar los escudos».

Estoy de acuerdo en la sustitución de elementos inconstitucionales por los vigentes en la actualidad, siempre y cuando esta no conlleve el citado daño. Sin embargo, su sustitución no nos tiene que llevar a olvidar o renegar de su existencia, sino todo lo contrario, conocer su historia, de donde viene y hasta cuando permaneció. Y esto es, precisamente, lo que quiero hacer en referencia al escudo franquista en esta entrada.

Escudo de España, 1938-1977.

Durante la dictadura del general Franco (1938-1975) se utiliza una heráldica similar a la utilizada por los Reyes Católicos. El escudo de la dinastía Trastámara estaba constituido por las Armas de los Reinos de Castilla, León y los de la Corona de Aragón. Y a partir de la conquista de Granada, se incorporan las armas de este reino al escudo.

En el escudo franquista, se sustituyen las armas de Aragón-Sicilia por las de Navarra y se añaden las columnas de Hércules y la divisa «una, grande y libre».

El 3 de febrero del año 1938 se aprueba por decreto el escudo de España:

Cuartelado. El primero y el cuarto, cuartelados también; primero y cuarto, de gules con un castillo de oro almenado con tres almenas, con tres homenajes o torres con tres almenascada uno, mamposteado de sable y aclarado de azur; segundo y tercero, de plata, con un león rampante de gules coronado de oro, lenguado y armado de lo mismo. Segundo y tercero, partidos en pal: el primero, de oro, con cuatro palos de gules; el segundo, de gules, con una cadena de oro, de la cual arrancan ocho segmentos que se reúnen en el centro en una joya, centrada por una esmeralda.

Entado en punta, de plata, con una granada en su color rajada de gules y tallada y hojada con dos hojas de sinople.
Coronel de ocho florones (visibles cinco).
El todo sobre el águila de San Juan, pasmada de sable, nimbada de oro, con el pico y las garras de gules; éstas armadas de oro. A la derecha de la cola del águila, un yugo de gules, con sus cintas de lo mismo, y a la izquierda un haz de flechas, de gules, con sus cintas de lo mismo.
En la divisa las palabras “Una”, “Grande”, “Libre”.
El todo flanqueado por dos columnas de plata, sobre ondas de azur, surmontadas por coronas de oro. En el lado derecho se enrosca una cinta con la palabra “Plus”; en la del lado izquierdo, otra con la palabra “Ultra”.

Antecedentes del escudo franquista.

Al unirse las coronas de los Reyes Católicos, se diseña un escudo con las coronas de Castilla y de Aragón.

Con el monarca Felipe I se añaden a los cuarteles españoles los de los estados de las Casas de Austria y Borgoña.

Carlos I adopta la corona imperial y el águila bicéfala, símbolos de su dignidad cesárea.

Por su parte, Felipe II introduce las quinas portuguesas que permanecerán en el escudo hasta el monarca Carlos II.

Felipe V añade al escudo el escusón de Borbón-Anjou, propio de su dinastía.

El rey Carlos III suma, por su parte, los roeles de los Médicis y las lises de los Farnesio.

A raíz de las vicisitudes políticas ocurridas en el siglo XIX y la aprobación de la monarquía constitucional, el Estado español usa como emblema oficial el escudo cuartelado de Castilla-León con las lises en el centro y la granada en punta.

El Gobierno provisional de 1868 fija como blasón de España el escudo cuartelado con los de Castilla, León, Aragón-Cataluña y Navarra, y entado en punta con el de Granada, flanqueado por las columnas de Hércules con el lema «Plus Ultra». Este escudo es conservado hasta la Primera República, 1931.

Dejar un comentario