Cuando los medios de comunicación no informan, controlan

La portada de una revista satírica en donde aparece la fotografía del papa Francisco junto a un niño con el torso desnudo ha sido contenido informativo en diferentes medios de comunicación. Y en todos los que he tenido acceso han utilizado, en alguna ocasión, la palabra provocación al referirse a esta cabecera. Pero esto no es provocación, esto es sátira.

El objetivo de la provocación es buscar una reacción de enojo en alguien irritándolo o estimulándolo con palabras u obras. Mientras que el objetivo de la sátira es censurar o a alguien o a algo. O como nos indica Lautaro Cossía en su artículo “Sobre usos y funciones de la sátira-política gráfica”: “La sátira es siempre un ataque, caracterizado por el talante agresivo de su prédica y la actitud militante en contra de algo o de alguien”. Por lo tanto, es lógico que una revista que se aplica el adjetivo de satírica realice periodismo satírico y diseñe portadas satíricas. Entonces, ¿dónde está aquí la noticia?

En realidad no hay noticia si aplicamos los diferentes criterios de noticiabilidad, simplemente hay una empresa, en esta ocasión de comunicación, que está realizando su trabajo. Otra cosa sería si a raíz de esta portada hubiera alguna declaración por parte de los afectados, alguna denuncia o cualquier otra reacción, hechos que en el momento de escribir estas líneas no se han producido. En este caso considero que sí sería una noticia de un informativo. Entonces, ¿por qué determinados medios de comunicación han hecho público a nivel nacional esta portada? Cualquier portada de la revista Mongolia cumple sus objetivos, su finalidad para la cual fue creada. ¿Por qué los medios de comunicación que han sido plataforma publicitaria de la revista no hicieron lo mismo con la portada del pasado mes de noviembre de 2017 en donde se puede ver a un Puigdemont disfrazado de Pikachu? ¿O la de junio de 2018 con las fichas policiales como mafiosos de Aznar y Rajoy?

Para mí la noticia no es la portada de septiembre de 2018. Para mí la noticia, en este caso, es la persuasión encubierta y dirigida que se está realizando en diferentes medios de comunicación. Una actividad que nada tiene que ver con el derecho a la información ni con los intereses informativos, sino más bien con intereses políticos y económicos.

Por desgracia, ya no solamente es necesario defender una libertad de prensa y hacer cumplir el derecho a la información, sino que además debemos denunciar el control partidista de la información.

©️PortugalBueno2018